CRÓNICA | Oda al fútbol en El Arcángel

El Córdoba se impone (3-0) al Antequera y finaliza una semana inmejorable, con pleno de victorias y un hueco en play off

Córdoba y Antequera se veían las caras casi dos años después, luego de su enfrentamiento en Segunda Federación. Los de Iván Ania querían fulminar una semana de infarto con una nueva victoria en casa y, así fue. Los blanquiverdes dormirán en puestos de play off, más concretamente terceros a esperas de que el Málaga realice sus deberes. La Marea Verde sabía que venían a un campo complicado ante un rival complejo y, a pesar de intentarlo, salieron sin los tres puntos.

El Arcángel fue partícipe de otra final para los califas que, nada más arrancar el encuentro, salieron decididos a morder al rival. Los verdiblancos, un equipo que juega buen fútbol pero que carece de hombres desequilibrantes en ambas áreas, comprendieron pronto que la de este sábado no sería su noche. Avisarían primero los visitantes con uno de sus múltiples centros peligrosos desde el lateral cuando David Rodríguez puso a prueba a Carlos Marín superados los primeros cinco minutos de encuentro.

A partir de aquí, los de Javier Medina se desinflaron y, por tercera vez consecutiva, vimos a un Córdoba que respira el fútbol que lleva dentro, un equipo decidido y con las ideas claras que no dudó en poner en aprietos a los recientes quintos clasificados de la tabla. La primera sería obra de Adilson y Casas, jugada espectacular del extremo portugués por banda, que logró superar a tres defensores y la puso tensa en el área pequeña, superando, incluso, al portero. No obstante, ya en boca de gol, Casas no pudo acertar con el remate. El Córdoba era protagonista total del encuentro y así lo hicieron ver, Kike Márquez colgó el balón al área pequeña y no la primera ocasión de Lapeña, tras un paradón de Eric Puerto, sino la segunda, permitieron al central introducir el primer gol de la noche en el fondo de las mallas.

Tras el gol, el combinado del técnico ovetense sumaría un gran puñado de minutos en buena forma, consiguieron dominar el partido y la posesión del balón, además de tirarse a por el segundo tanto. No sería en esta primera mitad cuando llegaría la ampliación del electrónico y, sin tiempo para más, ambos conjuntos enfilaron el túnel de vestuarios.

La segunda mitad arrancó con una brillante acción de Diarra en el centro del campo que le permitió dejar atrás a dos contrarios y filtrar un pase a la espalda de la defensa que Adilson Mendes picó con habilidad por encima de Eric Puerto. El 2-0 mató al Antequera, si es que no lo estaba ya. Y el daño pudo ser peor si Kike Márquez hubiese aprovechado un buen pase de Carracedo que el capitán envió por encima de la meta visitante.

Con el Córdoba jugando a placer, el infortunio se cebó con el Antequera a la hora de juego, cuando un gran centro de Carracedo lo cabeceó Fomeyem de manera certera contra su portería. La jugada tonta del partido que terminó de enterrar cualquier esperanza del conjunto malagueño. A partir de aquí, el encuentro se convirtió en un quiero y no puedo y los blanquiverdes ganaron realizando una semana inmejorable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *