CRÓNICA | El Córdoba sueña en blanco y verde

Kike Márquez y Simo tumban a un Castellón y rubrican su quinta victoria consecutiva en el curso presente

Duelo de titanes se denomina un encuentro entre dos peces gordos de una misma competición, es por eso que Córdoba CF y CD Castellón protagonizaron el partidazo de la jornada 16. Un escenario inmejorable como es el Nuevo Arcángel y el ambiente que se caldeó desde el inicio, fueron los ingredientes principales que dieron sabor al partido y, el resto, historia de la competición liguera. 

 

El encuentro tuvo un inicio frenético por parte de ambos equipos que salieron a morderse el uno al otro. Y no tardaría en llegar la primera ocasión clara del encuentro en las botas de Carracedo, que se deshizo de su par con una cabalgada digna de un extremo ágil y veloz, pero se encontraría con Gonzalo, el meta visitante; que defendió su portería con una gran intervención. El Castellón, sin tiempo de reacción, se veía sumergido en una oleada blanquiverde que volvió a intentarlo de la mano de Diarra con un golpe seco desde la distancia que hizo volar al guardameta visitante. 

 

Los orelluts no se quedaron de brazos cruzados y empezaron a generar una ocasión tras otra con tal de meter presión a los de Iván Ania, que no desistían en su intento por adelantarse en el marcador y llevar las riendas del encuentro. Superados los primeros nueve minutos del encuentro, el Castellón se adelantaría en el marcador gracias a un remate a bocajarro de Jesús De Miguel, pero el colegiado lo invalidó por posición incorrecta. A partir de aquí, el encuentro se moderó y ambos equipos disputaron un choque en igualdad de condiciones.  

 

Antes del descanso, Kike Márquez robaría el cuero en campo contrario y, de nuevo, pondría en apuros a los visitantes con un disparo lejano que rozaría el palo corto de Gonzalo. Con el tiempo cumplido, los equipos calmaron el partido y el árbitro mandó a los veintidós jugadores de campo camino a vestuarios.  

 

El segundo tiempo se convirtió en un tira y afloja de blanquiverdes y orelluts, los cuales fueron a por todas. Sin embargo, el Córdoba decidió tirar por defender el escudo y la camiseta que llevaban puesta y quien mejor que el capitán, Kike Márquez, para hablar en nombre de todo el equipo y abrir la lata en el electrónico. El de Sanlúcar luchó hasta el final y, una vez más, robó el esférico en campo rival y mandó la bola al fondo de las mallas. 

 

Los de Ania comprendieron esa noche que en casa son un jugador más y Lapeña se lanzó a la aventura en busca del segundo, pero su remate se marchó lejos de la portería rival. El Castellón, el líder de la tabla y un equipo que muestra un fútbol diferente al resto, lanzaba contragolpes sin ton ni son, pero los califas no cedían y volvían a lanzarse al ataque. Con los cambios, el partido subió una marcha y el ritmo cambió, aun así las ocasiones no llegaron. 

 

Los últimos cinco minutos se convirtieron en un sofocón para los locales que defendían como si de su último partido se tratase y, en un contragolpe, Simo salió en velocidad en una jugada individual que el hispano-marroquí se inventó y materializó su propio gol. Así, amplió el colchón de goles y puso el broche definitivo a una noche de ensueño. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *